Crónicas de las etapas 63, 64, 65 y 66 de Perlé por el mundo desde el miércoles 19 al sábado 22 de octubre de 2016.

Ficha de las etapas 63, 64, 65 y 66 de Perle por el Mundo
Ficha de las etapas 63, 64, 65 y 66 de Perlé por el Mundo

‘Mata un desdén, aterrada paciencia o verdadera o falsa una sospecha; mata los celos con rigor tan fuerte; desconcierta la vida larga ausencia; contra un temor de olvido no aprovecha firme esperanza de dichosa suerte.

En todo hay cierta, inevitable muerte; mas yo, ¡milagro nunca visto! vivo celoso, ausente, desdeñado y cierto de las sospechas que me tienen muerto: y en el olvido en quien mi fuego avivo”. (Cap.XIV, 1ª parte de “El Quijote”)

perle por el mundo en Viena
Elías Escribano, Perlé por el Mundo, en Viena

Para el recuerdo el impresionante fin de semana que has vivido en la bella Viena junto con tus padres y tu hermano.

El lunes marchan tus padres y te quedas con esa resaca nostálgica que a veces nos invade tras vivir momentos tan íntimos y tener que volver a una realidad donde, en tu caso, la soledad es, en muchos momentos, la única aliada para seguir con ese proyecto aventurero del que se alcanzan los 100 primeros días.

Hasta tus sentidos están tan a flor de piel por los días vividos junto con los tuyos que hasta el hostal en el que te hospedas te presenta olores fuera de lo corriente. No hay duda, estás en un jet lag emocional del que tienes que ir reconvirtiéndote.

Por si fuese poco el martes se despierta muy tormentoso y una pertinaz lluvia se cierne sobre la capital austriaca. Decides no aventurarte por los caminos caballerescos que te llevarán a tu próximo destino semanal y dejas para mañana el recomienzo de nuevos periplos.

Decides deleitarte con los encantos culturales de la ciudad que te acoge. Tu foto frente a esa ancestral Venus neolítica del Naturhistorisches Museum de Viena (Museo de Historia Natural) es impresionante y resume en una imagen el suceder de los pensamientos humanos a lo largo de todo un proceso evolutivo de casi 30.000 años, que demuestra que las verdaderas emociones humanas apenas han cambiado y que no somos tan distintos a aquellos primeros homos que recorrieron nuestro planeta.

Perlé por el mundo. Etapa 63

Así que el miércoles vuelvo a escucharte con las pilas cargadas y tu ánimo lo vuelvo a captar en tu comunicación diaria conmigo. Te despides de la inmortal Viena a través de Schwechat, localidad donde se encuentra el Aeropuerto Internacional de la capital austriaca, por lo que tus primeros kilómetros de la etapa de hoy lo haces bajo el ruido característico de esos mastodónticos clavileños volantes que salen y llegan de este enclave de Centroeuropa caracterizados por el trasiego del majestuoso río Danubio.

Prosigues por Maria Ellend en el distrito de Bruck an der Leitha, una pequeña localidad donde según una leyenda del siglo XIV unos niños jugando descubrieron, a orillas del Danubio, una estatua de la Virgen María que parecía nadar contra la corriente fluvial. Desde entonces es un lugar de peregrinación y por tal motivo en 1770 se construyó el Santuario de Nuestra Señora con un mosaico en la fachada de este edificio con la leyenda siguiente: “Madre de Dios en el camino”.

Toda tu etapa de hoy la realizas atravesando el Parque Nacional del Danubio-Auen, y aunque la finísima lluvia te está calando hasta el alma esto no es óbice para disfrutar del imponente paisaje que te rodea.

Continuas atravesando Bad Deutsch-Altenburg, un pequeño pueblo donde en sus alrededores se halla una cantera con más cien restos de osos cavernarios y en esta área también se encuentran restos paleolíticos de Homo Erectus datados en hace unos 800.000 años.

En la historia más cercana de este lugar aparece un hecho trágico relacionado con la II Guerra Mundial, al encontrarse una fosa común de trabajadores esclavos húngaro-judíos que fueron asesinados por el ejercicio nazi durante los trabajos forzados en la realización de trincheras para las tropas alemanas.

Llegas a Hainburg an der Donau última localidad austriaca y cuyo origen se encuentra en un primitivo asentamiento celta continuado por la influencia de la provincia romana de Panomia. Este enclave es nombrado en el Cantar de los Nibelungos, del siglo XIII, donde se narran los hechos épicos, mitad mito y mitad historia, que componen los orígenes del pueblo germano.

Dejas Austria para adentrarte en un nuevo país que engrosa la lista de naciones que jalonan tu devenir aventurero. Se trata de Eslovaquia.

Este país es, junto con Chequia, la otra parte de los dos estados en los que se dividió la antigua Checoslovaquia al término de la influencia comunista en la zona. Es un pequeño país de menos de medio millón de habitantes que pertenece a la Unión Europea desde el año 2004.

El primer enclave eslovaco que recibe es la Petrzalka, una ciudad residencial bajo la influencia de tu destino de hoy: Bratislava.

Bratislava es la capital de Eslovaquia. Tiene aproximadamente medio millón de habitantes, a orillas del Danubio y se encuentra custodiada por los Montes Cárpatos; en ella se encuentra un gran puerto fluvial donde se pueden ver barcos mercantes y una gran actividad comercial.

Todos estos territorios formaron parte del Reino de Hungría desde la llegada de los húngaros en el siglo IX hasta el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918. Destaca su castillo, erigido en el siglo XV y que fue casi totalmente destruido en un incendio en 1811, siendo reconstruido posteriormente.

Durante el siglo XVI fue dependiente sucesivamente del principado independiente de Transilvania, del valiato de Buda, bajo dominio turco, y nuevamente del reino húngaro bajo control del Sacro Imperio Romano Germánico.

Tras la II Guerra Mundial el Partido Comunista toma el poder en Checoslovaquia y perteneció al eje de influencia rusa hasta la disolución de Checoslovaquia (1993) aunque en esta capital los disidentes anti-comunistas llevaron a cabo en 1988 la Manifestación de las Velas inicio de la denominada Revolución de Terciopelo.

Al término de la jornada un error en la elección de un camino te ha hecho tardar más en llegar a tu destino y cansar con unos kilómetros de más a tus mojadas piernas. Al final, ya anochecido, llegas al domicilio que te acoge hoy, propiedad de un napolitano, con el que compartes los últimos momentos del partido de Champions League entre el Nápoles italiano y el Besiktas turco.

Has tenido estancia pero en lo concerniente a la manduca la cosa ha ido en un cincuenta por ciento. La presencia de tu madre junto a ti el pasado de semana conllevó, colateralmente, que te llevara comida de tu pueblo, ¡¡ay, las madres herencianas!!, por lo que todavía el miércoles has podido compartir parte de tus víveres manchegos con tu anfitrión.

Por cierto, el Nápoles perdió por 2 a 3 en un vibrante partido.

Perlé por el mundo. Etapa 64

Al día siguiente te despides de Bratislava y antes de haber recorrido veinte kilómetros te despides de la pequeña Eslovaquia para ingresar en un nuevo país: Hungría.

Hungría es un país de Europa Central sin costa. Su idioma oficial es el húngaro, también conocido como magiar. Por este país han pasado, a lo largo de la historia, por pueblos como, los celtas, los romanos, los hunos, los eslavos, los gépidos y los ávaros; hasta que el siglo IX d. C. el príncipe Árpád fundó Hungría. Su bisnieto Esteban I accedió al trono en el 1000 y convirtió el reino al cristianismo. El Reino de Hungría existió durante casi mil años y en algunos momentos de su historia llegó a ser uno de los centros culturales más importantes del mundo occidental.

Hungría fue una potencia hasta el final de la Primera Guerra Mundial, cuando la derrota llevó a la firma del Tratado de Trianon que le supuso la pérdida de más de dos tercios de su territorio. En la Segunda Guerra Mundial el país luchó en el bando del Eje y también sufrió importantes pérdidas materiales y humanas. Entre 1947 y 1989 Hungría estuvo regida por un gobierno comunista, un período en el que fue el centro de la atención mundial por la Revolución de 1956 y por la pionera apertura de su frontera con Austria en 1989, hecho que aceleró el colapso del Bloque comunista.

Empiezas tu trayecto a través del país magiar por la ciudad de Mosonmagyaróvár (en el condado de Gy?r-Moson-Sopron). Esta urbe actual es el resultado de la unión de ciudades en 1939, Magyaróvár y Moson. Debido a la pronunciación algo complicada del nombre de la ciudad también es conocida como Móvár por los lugareños y como Moson por los extranjeros.

Curiosamente la odontología es la gran actividad económica de esta ciudad. Actualmente existe en ella unas 150 clínicas dentales donde se reciben muchos clientes austriacos que realizan turismo dental buscando un servicio médico dental más barato que el de su país.

Tras unas decenas de kilómetros de duro pedaleo, en algunas ocasiones bajo la mirada curiosa de la población autóctona, llegas a tu destino de hoy, la ciudad de Gyor.

Perle por el mundo en Gyor
Perlé por el mundo en Gyor

Ante la curiosidad de la señora y tras una conversación difícil entre ambos por la disparidad del idioma, agasajas a esta magiar con un poco de mazapán toledano que tenías en tu mochila.

Es Gyor una ciudad húngara cuyo origen se encuentra en la villa celta de Arrabona. En los comienzos del siglo VI fue ocupada por los eslavos, en el 547 por los lombardos y, desde 568 hasta aproximadamente el 800 por los ávaros y entre 880 y 894 formó parte de la Gran Moravia.

Desde la época romana fue una ciudad fortificada pero ante la amenaza turca del siglo XVI el comandante del ejército local pensó que sería inútil intentar defender la ciudad del ejército otormano, por lo que quemaron toda la ciudad. Los turcos no encontraron nada entre las ennegrecidas ruinas, de ahí el nombre turco de Gy?r, Yan?k Kale (“Ciudad quemada”).

La ciudad fue reconstruida y rodeada con un castillo y una muralla, diseñados por los principales constructores italianos de la época. La ciudad prosperó durante los siguientes siglos. En 1743, Gy?r fue elevada a la condición de Ciudad Imperial Libre. Muchas órdenes religiosas, como jesuitas y carmelitas, se asentaron en la ciudad y construyeron escuelas, iglesias, un hospital y un monasterio.

Hoy, Gy?r es uno de los centros culturales y administrativos más importantes de Hungría y un popular destino turístico. Curiosamente esta ciudad está hermanada con la española ciudad de Huelva.

Término de tu etapa de hoy y un merecido descanso acercándote a tu destino pensado para el cercano fin de semana, además has tenido que encontrar una tienda donde hacerte de una lámpara que te alumbre en las noches aventureras tras el extravío de la que tú tenías.

Perlé por el mundo. Etapa 65

Nueva etapa donde abandonas Gyor y llegas a la ciudad de Bana paralelo al discurrir del río Danubio rodando por un tranquilo carril bici que te deja disfrutar del entorno natural que te rodea.

Continúas por Nagyigmánd (en el distrito de Komárom) que es una pequeña localidad conocida en la región por sus fuentes de agua con propiedades salubres, además de su iglesia barroca del siglo XVIII.

Prosigues por Kocs, un pequeño pueblo con una curiosidad lingüística muy particular. La transcripción de la pronunciación de este lugar en el idioma húngaro fue recogida por el idioma inglés dando lugar a la palabra coach (entrenador) y también fue referencia para otros idiomas: en alemán kutsche, en catalán cotxe o en italiano cocchio. Precisamente en los últimos tiempos esta palabra también se ha puesto de moda en España, gracias a la omnipotente televisión, para nombrar a esos personajes que “entrenan” a futuros cantantes o artistas.

Y tras algo más de 60 kilómetros terminas la etapa del viernes llegando a Tata, localidad antesala de la próxima ciudad de Tatabánya. Toda esta región es conocida por su actividad minera basada en la extracción del carbón.

Perlé por el mundo. Etapa 66

Y llegas al sábado en el que te habías puesto como objetivo llegar a la capital húngara, Budapest.

Inicias la etapa sabatina llegando a Bicske, en el condado de Fejer. Se trata de una pequeña localidad de poco más de 10.000 habitantes que en el siglo XVII perteneció al Imperio Otomano. Posteriormente fue construido un castillo y en el siglo XIX se construyó un observatorio para uso de los astrónomos.

Posteriormente alcanzas la ciudad de Budaors, rodeado por colinas, y que es el último enclave poblacional antes de Budapest.

Terminas esta semana con el objetivo cumplido de llegar a Budapest. Es la capital y ciudad más poblada de Hungría, así como su principal centro industrial, comercial y de transportes. Este enclave se convirtió en una única ciudad cuando ocupó las dos orillas del río Danubio, unificando las ciudades de Buda y Óbuda, en la orilla oeste, con Pest, en la orilla este, el 17 de noviembre de 1873.

La historia de Budapest comenzó con un asentamiento celta que se convirtió, posteriormente, en la capital romana de Panonia Inferior. Fue saqueada por lo mongoles en 1241. Sin duda ha sido uno de los centros de la cultura del Renacimiento Humanista en el siglo XV. Dominada durante siglo y medio por los turcos entró en una nueva era de prosperidad en los siglos XVIII y XIX, y Budapest se convirtió en una ciudad global después de la unificación de 1873.Se convirtió en la segunda capital de Austria-Hungría, gran potencia disuelta en 1918 y fue el punto focal de hechos históricos como la revolución húngara de 1848, la República Soviética Húngara de 1919, la Operación Panzerfaust en 1944, la batalla de Budapest de 1945 y la Revolución de 1956.

Está considerada como una de las ciudades más bellas de Europa con varios lugares que son Patrimonio de la Humanidad: el barrio del Castillo de Buda, la avenida Andrássy, la Plaza de los Héroes y el Metropolitano del Milenio. Además posee casi una centena de manantiales geotérmicos, la segunda sinagoga más grande del mundo y el tercer edificio del Parlamento más grande del planeta.

Semana concluida, reto conseguido.

Ánimo Elías, descansa y como dicen por aquellos lares: Jó éjszakát.

Un abrazo.