El pasado martes 17 de enero, sobre los muros del templo parroquial, alguien decidió hacer unas pintadas, lo que supone un ataque contra el patrimonio de toda la localidad.

pintadas en la iglesia parroquial de HerenciaAtaques de este tipo contra edificios públicos y privados del patrimonio herenciano suponen un ataque contra el patrimonio histórico y cultural del municipio cuya sanción puede alcanzar los 600 euros según la ordenanza municipal, más el coste de restaurar el deterioro producido en el bien dañado. Además no hay que olvidar que acciones como ésta perjudican a todo el pueblo de Herencia, tanto en su aspecto económico, por el coste y trastorno que supondrá borrar dichas pintadas, como en el estético.

Las pintadas y otras conductas incívicas y de suciedad, no solo devalúan el patrimonio público o privado, sino que provocan una degradación del entorno, afectando a la calidad de vida de los vecinos y vecinas y también de las personas que visitan nuestra ciudad. Los grafitis y pintadas no controladas nos privan de disfrutar de una ciudad limpia y acogedora.

Pintadas de este tipo solemos encontrar también sobre múltiple mobiliario urbano y, muchas veces, las percibimos como algo normal cuando no lo son. Estas acciones suponen un perjuicio para la comunidad y un gran coste para las arcas públicas que se ven obligadas tienen que destinar recursos económicos, materiales y humanos para limpiar las pintadas.

Todo suma, y el Ayuntamiento de la localidad ha iniciado proyectos para concienciar de la importancia de una Herencia limpia. Campañas como “Cuida tu Herencia” buscan esta finalidad aportando recursos para que nuestro municipio se mantenga limpio entre todos. Otras iniciativas van más allá, como ha sido la colocación de cámaras de videovigilancia en diferentes parques municipales con el fin de evitar actos de vandalismo en los mismos.

Esta claro que la conservación de nuestro patrimonio es cosa de todos. Hay que poner medios para que cuidar nuestro entorno y podamos disfrutar mejor de él, pero sobre todo hay que hacer un trabajo de educación dirigido a aprender a respetar. Y ese es un trabajo que nos corresponde hacer a todos los herencianos y herencianas, de manera individual y de manera colectiva como comunidad, desde asociaciones e instituciones.

Herencia, para el que quiera o sepa verlo, cuenta con un importante patrimonio, histórico, artístico, cultural y natural. Cuidarlo y respetarlo es trabajo de todos y entre todos tenemos que seguir trabajando porque cada día Herencia esté más limpia, porque cada día se valore mas nuestro patrimonio histórico, artístico y natural y sobre todo, porque acciones como la pintada aparecida recientemente, aunque sea algo esporádico, no se vuelva a repetir.