El departamento de Religión de I.E.S. Hermógenes Rodríguez de Herencia, organizó hace unos días un viaje a Roma. En esta actividad participaron tanto alumnado de la asignatura de religión, como los respectivos familiares que quisieron o pudieron acompañarlos.

Para compartir, lo que allí vivieron, Juan, uno de los alumnos que tuvo la suerte de poder ir al viaje cuenta en primera persona su experiencia, la cual transcribimos aquí de forma íntegra.

Mi experiencia en Roma por Juan Ortuno

Juan Ortuno, cronista del viaje, con su compañera Mada.

Alumnos de religión de 3º y 4º de la ESO del IES Hermógenes Rodríguez hemos hecho un viaje al corazón de la religión cristiana, hemos ido a Roma. Para algunos hubo ciertos nervios debido a que era la primera vez que viajábamos en avión, pero la verdad es que al final todo salió bastante bien. Nada más llegar, nuestro hotel nos dio una buena impresión, dejamos las maletas y empezamos nuestro viaje por las calles de Roma.

El primer día fuimos a visitar la Basílica de San Pablo Extramuros y la Basílica de San Juan de Letrán, catedral de Roma y antigua sede papal y unas cuantas basílicas más. Al amanecer del día siguiente, bastante temprano, emprendimos nuestro viaje al Vaticano donde celebramos una misa en la tumba de San Juan Pablo II, y más tarde fuimos a un auditorio donde tuvimos una audiencia con el Papa Francisco, y al pasar delante de nosotros nos bendijo la bandera de los scouts , estábamos nerviosos ya que era la primera vez que lo veíamos tan cerca.

Al día siguiente nos desplazamos un poco más lejos, a unas tres horas de Roma, fuimos a Asís, ciudad natal de San Francisco, donde vimos su tumba y celebramos una Misa . Al día siguiente ya no tan temprano volvimos a San Pedro del Vaticano donde celebramos una misa en la tumba de San Pedro, fue una gran experiencia celebrarla en la tumba del apóstol. Una vez terminamos, nos dirigimos a los jardines privados del Vaticano donde estábamos ilusionados por si nos encontrábamos al papa, pero no pudo ser, el resto del día lo dedicamos a ver numerosas fuentes e iglesias.

 

 

 

 

 

 

Al siguiente día, el último de nuestro viaje, nada más desayunar nos dirigimos a las catacumbas, vimos el Foro Romano y el Coliseo. Una vez terminada la visita, nos fuimos a comer donde nos dejaron un rato de tiempo libre, después fuimos con el autobús de nuevo al hotel a recoger nuestras maletas para irnos al aeropuerto donde estuvimos esperando bastante tiempo, después de unas cuantas horas llegamos a Barajas donde teníamos que coger el autobús de vuelta a Herencia. Se notaba que estábamos cansados ya que el autobús vino más callado de lo normal. Llegamos a Herencia sobre la 1:30 de la madrugada bastante cansados pero con las ganas de volver a repetir una experiencia tan buena como está y de no comer nada relacionado con la pasta en unos cuantos meses, ya que durante todos los días que estuvimos en Italia el menú era pasta por la mañana y pasta por la noche de todos los colores, maneras y gustos imaginables…. A pesar de esto, nuestra experiencia en Roma fue inolvidable.