Queso manchego. Fotro extraida de la web www.quesomanchego.esEl Queso de Herencia pertenece al patrimonio tradiconal de la localidad, aportado por pastores y ganaderos que con la experiencia y el esmero de muchas generaciones ha conseguido un exquisito producto de gran singularidad, que goza de excepcional prestigio y es un pilar preferente en la Denominación de Origen Queso Manchego.

Ya en los orígenes en que se gestaba la Denominación de Origen allá por 1945, se celebró en Herencia el ‘Primer Concurso Provincial de Elaboración de Queso Manchego’ y, además, existieron tratados internacionales bilaterales sobre ‘protección de indicaciones de procedencias y denominaciones de origen’ en las que aparecen los nombres de ‘Queso Manchego’ y ‘Queso de Herencia’.

Es tan antiguo como la existencia de sus ovejas y se han datado restos arqueológicos de algunos siglos de Antes de Cristo que ya dan prueba de la existencia de este producto en la región.etiqueta denominacion de origen queso manchego

El Queso de Herencia está elaborado exclusivamente con leche de oveja manchega, con una maduración mínima de sesenta días y cumple taxativamente todas las peculiaridades que exige el Reglamento de la D.O. del Queso Manchego, destacando la autenticidad y excelencia de las marcas de queso artesano que elaboran los queseros herencianos, calidad que ha sido reconocida de modo relevante con los numerosos galardones obtenidos por estas empresas en los certámenes y concursos de calidad Fercam, Expovicaman, entre otros.

Texto aparecido en el folleto propagandísitico publicado por el
Excmo. Auto de Herencia y la Diputación Provincial de Ciudad Real en el año 2001.

Para mas información sobre los diferentes quesos de Herencia ver:

http://www.quesosgomezmoreno.com/

http://www.queseraherencianacofer.com/

2 Comentarios

  1. ¡Enhorabuena!, como herenciana que soy, tengo que felicitar la labor conseguida, pues no todo el mundo ha logrado llegar tan alto.
    No os conformáis con quedaros en la superficie de las cosas, con conseguir un producto de mediana calidad, sino que profundizáis hasta alcanzar lo puro, lo auténtico.
    Me arriesgo, incluso a decir, que es el mejor del mundo.
    De verdad, mis más fervientes felicitaciones, continuad así.

  2. Yo viví un año en Herencia. Cuando volví a mi tierra (Galicia) traje la maleta no llena, pero sí mediada, de quesos. Los adquirí en un monasterio mercedario, en las afueras de Herencia. Entonces (1957), sin los medios de comunicación actuales, el queso manchego era desconocido en mi ciudad. Hizo época aquí mi queso de Herencia. Todos querían probarlo y, una vez probado, todos querían repetir. Les encantaba. Los quesos gallegos son blandos. Los que yo traía eran duros y con un sabor muy distinto, un nuevo sabor a gloria, nunca paladeado. Todos se hacían lenguas alabándolo. Duraron muy poco, claro. Toda mi familia y mis amigos dieron buena cuenta de él. Alguno llegó a decirme: “Cuando vuelvas a La Mancha, no te olvides de los quesos, eh!”.

Comments are closed.