La Agrupación Local Socialista de Alcázar de San Juan acogió en la tarde-noche de ayer una charla informativa impartida por el diputado regional y secretario provincial de Agua y Medio Ambiente, Antonio Salinas, para explicar y analizar las políticas que en esta materia defiende el PSOE.

Un acto organizado por la Ejecutiva Provincial y que contó con la participación de un nutrido grupo de miembros pertenecientes a las ejecutivas de Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Herencia, Pedro Muñoz y Puerto Lápice, a quienes Salinas explicó la importancia que el uso responsable del agua posee para la región castellano-manchega y, en concreto, para esta comarca.
Así, el dirigente socialista señaló que “en Castilla-La Mancha existen dos problemas históricos que están en vías de solución, como son el acueducto Tajo-Segura y el Alto Guadiana” gracias al acuerdo sellado en su día por el presidente regional, José María Barreda, y la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, mediante el cual se reconoce el derecho de Castilla-La Mancha “a utilizar las infraestructuras que posibiliten que podamos utilizar el agua de las cuencas que discurren por nuestra región”.

Y es que, hay que recordar que la firma de ese convenio posibilitó la declaración de obras de interés general dos planes estratégicos para Castilla-La Mancha, como son el Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG) y el Plan Integral de Calidad del Tajo.

El primero beneficiará a cerca de 600.000 habitantes  de 169 municipios y ya venía recogido en el Plan Hidrológico Nacional de 2001, circunstancia que Salinas recordó en este encuentro al indicar que “en él se daba un plazo de un año para su puesta en marcha, pero el Partido Popular no hizo nada”, por lo que no fue hasta 2005, con el Gobierno de Zapatero, cuando se dotó de recursos económicos y empezó a funcionar. De hecho, hay que destacar que tiene una dotación total de 5.348 millones de euros y, “en contra de lo que sostiene el PP, garantiza el agua ahora y en el futuro para los agricultores”, ya que los que tenían derecho legalmente registrado no serán expropiados; por su parte, los que no los tenían podrán adquirirlos en el Banco de Agua, y todos aquellos que lo deseen podrán optar voluntariamente del régimen privado al concesional.

Por su parte, la tubería para abastecer a la llanura manchega se adjudicó en 2008, también con un Gobierno socialista, y según manifiesta Salinas, en a día de hoy se ha ejecutado ya el 70% de la primera fase.

vía: miciudadreal.es