Herencia es efervescencia. La primavera ha alterado la sangre de unos y otros y lejos de amedrentarnos con los fantasmas de la crisis y discursos agoreros los herencianos, todos, parece que nos hemos puesto el mundo por montera y aquí y allá hemos empezado a andar, que es como se demuestra el movimiento. Superadas ya las resacas de los carnavales y Semana Santa pocos se han apoltronado viendo la vida pasar y ahí están las evidencias: la magnífica programación que ha hecho la Biblioteca por la Semana del Libro, el proyecto en marcha de Letras de Gigantes de la asociación Barco de Colegas, el éxito de la Cicloturista, la iniciativa del Banco del Tiempo, Herexpo, las venideras Fiesta Motera y Penélope World Tour o las dos tradicionales romerías pendientes, entre tantas propuestas.

Unas y otras, todas, cada cual en su ámbito (deportivo, cultural, empresarial o de ocio) conexionan y fraguan la identidad de un pueblo, Herencia, que gracias a estas ilusiones privadas y públicas está consiguiendo una notoriedad regional permanente. Mención especial, cómo no, a nuestros chicos de Yeska y Majara a los que tuvimos la suerte de entrevistar en los primeros andares de El Rondadías y que, ahora, un año después nos demuestran con hechos que aquello de lo que nos hablaran en su día se está haciendo realidad. No sin esfuerzo, evidentemente, pero es precisamente esa dedicación y lucha lo que valoramos y apoyamos desde este espacio. Aquí remamos todos, también desde esta publicación y herencia.net, aunque algún descreído, cuando no se alaba y apoya fervorosamente sino que se critica con el ánimo de mejorar, piense que seamos unos traidores a su causa personal o imaginaria. Están equivocados. Porque también desde un medio de comunicación libre y gratuito como éste es una herramienta más para la buena marcha socio- cultural de este pueblo. Aquí, como en Fuenteovejuna. Pura eferve- herencia.