Herencia celebra la recuperación de su patrimonio inmaterial más importante, la música de su órgano parroquial.

Misa de bendicion de los trabajos de restauracion y reconstruccion del organo barroco de Herencia_4 Cuatro años después del inicio del proyecto de restauración y reconstrucción del órgano barroco del templo parroquial de la Inmaculada Concepción de Herencia (Ciudad Real), y coincidiendo con le primer día de celebración de la novena en honor a la Patrona de la localidad, tuvo lugar la misa de bendición del órgano ibérico recuperado gracias a la labor del maestro organero Eduardo Bribiesca.

La fecha, el 29 de noviembre de 2015, ha quedado ya grabada en los anales de la historia de Herencia y de toda la comarca del corazón de La Mancha. El obispo-prior de Ciudad Real, D. Antonio Algora, presidió la misa de bendición que congregó a numerosos sacerdotes de distintas localidades. Él fue el encargado en invocar al órgano para hacerlo despertar de su letargo de casi 100 años, mientras que el organista de la catedral de Santa María la Real de La Almudena de Madrid, Roberto Fresco, fue el organista que lo hizo sonar.

De izquierda a derecha Pedro Pablo López, organista de la catedral de Ciudad Real, Eduardo Bribiesca, organero encargado de la restauración y Roberto Fresco, organista de la catedral de La Almudena de Madrid
De izquierda a derecha Pedro Pablo López, organista de la catedral de Ciudad Real, Eduardo Bribiesca, organero encargado de la restauración y Roberto Fresco, organista de la catedral de La Almudena de Madrid

El templo parroquial de Herencia se llenó de gente para asistir a un día histórico. El proyecto iniciado en 2011 a instancias del entonces vicario parroquial Juan Pedro Andújar se veía concluido. Los 619 tubos del órgano parroquial volvían a hablar con la voz de todo un pueblo que ha contribuido con sus aportaciones económicas para su recuperación.

Misa de bendicion de los trabajos de restauracion y reconstruccion del organo barroco de Herencia_8A partir de ahora, el instrumento acompañará la liturgia de la parroquia gracias a la escuela de organista que, bajo la dirección de Pedro Pablo López Hervás, organista de la catedral de Ciudad Real, se puso en marcha al inicio de este proyecto de recuperación y cuyos resultados se podrán escuchar durante la celebración de la novena en honor a la Inmaculada Concepción, en espera de la creación de un ciclo de música de órgano en cuya confección ya se encuentran trabajando los responsables parroquiales.