alcaldes-y-presidente-castilla-la-mancha-en-inauguracion-cm-3130

Nos hacemos eco de la noticia en la que el Gobierno Regional nos habla de los más de 200 kilómetros de carreteras sobre los que ha actuado en los últimos meses, algunos de esos tramos afectan o afectarán a Herencia (Ciudad Real). Entre los tramos que pasan por Herencia están la CM-3165 para que se aprobó un presupuesto de 2,1 millones para sus mejoras o los inicios para expropiaciones para las mejoras de acceso a las CM-420 y acondicionamiento de la CM-3167.

Esta vez se trata de la inauguración por parte del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, de las obras que desde la Dirección General de Carreteras y Transportes de la Consejería de Fomento ha llevado a cabo en la vía que une las localidades toledanas de Quero y Miguel Esteban, vecinas de Herencia. Esta presentación también estuvo presente el alcalde de nuestra Localidad, Sergio García-Navas.

Con una inversión de 2 millones de euros, la obra ha consistido en la mejora del trazado de la carretera CM-3130 a lo largo de un tramo de 15 kilómetros de longitud (entre los puntos kilométricos 13,4 y 28,3), en los que se ha renovado el firme y se ha adecuado el trazado, que presentaba algunos puntos en los que no cumplía con los parámetros mínimos exigidos por la Junta de Comunidades para esta clase de carreteras. Esta actuación ha permitido eliminar situaciones de visibilidad insuficientes, mejorando con ello la seguridad vial de los usuarios.

Según ha destacado la consejera de Fomento, Elena de la Cruz, el Gobierno de Castilla-La Mancha supera ya en el actual mandato los 200 kilómetros de red viaria mejorada tras la puesta en servicio de esta actuación, cifra que se aproxima a los kilómetros ejecutados durante todo el mandato anterior. La consejera ha definido esta vía como “una reivindicación histórica” de los municipios de esta comarca de La Mancha toledana, recordando que el proyecto original databa de hace más de una década.

Elena de la Cruz ha reseñado que la actuación supone la construcción “de una carretera prácticamente nueva”, ya que no sólo se ha ampliado la plataforma “para facilitar los cruces de vehículos agrícolas” que la usan con frecuencia, sino que se han eliminado una decena de curvas tanto en vertical (reduciendo cambios de rasante) como en horizontal (ampliando los radios) hasta adecuarla a nuevos cánones con un notable aumento de la seguridad. También ha explicado que se trata de la primera vía que se inaugura en la provincia de Toledo dentro del III Plan de Carreteras de la Junta de Comunidades y que “se quedó pendiente de ejecutar” del II Plan “debido a la paralización del Gobierno anterior”. “Desde el Gobierno que preside Emiliano García-Page estamos haciendo un esfuerzo por invertir cada euro en vías que permiten vertebrar la región, comunicarse a los municipios”, ha explicado.

A la inauguración han asistido los alcaldes de ambos municipios. Pedro Casas, regidor de Miguel Esteban, ha calificado de “sueño hecho realidad” la actuación, destacando la utilidad que tiene para las comunicaciones de La Mancha toledana. Por su parte, el alcalde de Quero, Rubén Torres, ha recordado que se trata de una aspiración antigua de ambos municipios que permitirá “seguir creciendo y avanzando” a la zona.

cartel-de-la-obra-sobre-carretera-cm-3130

Plataforma más ancha

Con una Intensidad Media Diaria de 320 vehículos en 2015, la CM-3130 presentaba un trazado irregular y estrecho a pesar de estar situada sobre terreno llano. La plataforma de la carretera también se ha ensanchado, pasando de un carril por sentido de 2,75 metros sin arcenes a carriles de 3 metros de anchura con arcenes de medio metro. El firme, muy desgastado especialmente en un tramo de 700 metros desde la salida de la localidad de Quero, se ha consolidado con una capa de zahorra, y dos capas de mezcla (intermedia y de rodadura).

La actuación se ha completado con diferentes mejoras de los accesos a los caminos de servicio, que ahora cuentan con pasos salvacunetas, todos ellos pavimentados, y nuevas obras de drenaje transversal para incrementar la capacidad de evacuación hidráulica de la carretera, sustituyendo los tubos de hormigón antiguos por otros con mayor diámetro e instalando un nuevo punto de evacuación de aguas bajo la calzada en el kilómetro 6,9 donde anteriormente se producía acumulación por lluvias que generaba balsas sobre el asfalto. También se han realizado trabajos de mejora en ambas travesías.

Además, se han ejecutado vías de servicio en ambos márgenes de la carretera en los últimos 200 metros de la obra, dotándolas de zahorra artificial y mezcla bituminosa en caliente y separándolas de la carretera mediante una isleta compuesta de bordillo y hormigón, reordenando los accesos directos a la carretera desde las instalaciones colindantes a la travesía para proporcionar más seguridad a los peatones y conjunto de los usuarios.