Crónica de las etapas 262, 263, 264, 265, 266, 267, 268, 269, 270, 271, 272, 273, 274, 275, 276 y 277 de Perlé por el Mundo desde el sábado 7 al domingo 22 de octubre de 2017.

“El aire desenreda el pensamiento de los locos, las almas torturadas, el aire con las manos desviadas hacia la luz del monte.Es el momento de vivir, de vivir, vivir. Memento homo. Espumas superexplotadas en los negros rincones. Desplegadas las velas, arde el aire en movimiento”. “El aire”, Blas de Otero.

Dejábamos tu aventura, amigo, Elías, en Leh después de atravesar una serie de cimas himalayas (Rohtang Pass, Suraj Ta, Baralacha La, Lachunglang La y el Taglang La) en una sucesión de etapas heróicas. Sin embargo, el subconsciente puede traicionarnos si pensamos que pasadas estas cimas los peores momentos en territorio indio han pasado.Tu experiencia te dice que en cualquier sitio puede aparecer el peligro, una avería o una adversidad inesperada que complique la llegada a buen puerto de tu aventura perleriana.

Y sin duda en estas jornadas queda demostrado sobremanera, como veremos más adelante, el riesgo que corres en estos parajes tan indómitos por la naturaleza reinante y por las quehaceres humanos que, a veces, son más peligrosos que el entorno físico por el que te desenvuelves.

Sin margen de descanso, abandonas Leh el sábado 7 de octubre para ingresar en la región india de Cachemira que te llevará a tu objetivo después de unos días en Srinagar.

Perlé por el mundo. Etapa 262 y 263.

En dos jornadas accedes a la localidad de Alchi. Se trata de una aldea en la ribera del río Indo. Por primera vez en muchos días el término de tu etapa está situado en las tierras bajas, no en una colina. En este lugar se encuentra el Monasterio Budista Alchi, que es uno de los s más antiguos del lugar (formando parte del Patrimonio Cultural Nacional indio) y que destaca principalmente por sus magníficas y bien conservadas pinturas murales de los siglos XI y XII, todas de estilo indo-himalayo.

Perlé por el mundo. Etapa 264 y 265.

Nuevas jornadas ascendiendo hasta una altura de 3510 metros que te llevará al enclave de Lamayuru que destaca por la presencia de un monasterio budista-tibetano. Según la tradición popular el monasterio de Lamayuru fue originalmente el principal monasterio de la comarca cuyo nombre significa “eternidad”.

Lamayuru es una de las gompas más grandes y antiguas del lugar, con una población actual de alrededor de 150 monjes permanentes residentes. En el pasado, llegó a albergar hasta 400 monjes. Una gompa es una fortificación? eclesiástica, de aprendizaje, formación y sadhana (lo que se puede interpretar como una mezcla de fortificación, un monasterio o convento, y una universidad). Se ubican en el Tíbet, la región del Ladakh que ahora atraviesas en la India, en el Nepal y en Bután.

Este lugar es sede de dos festivales anuales de danza enmascarada en el segundo y quinto mes del calendario lunar tibetano, cuando todos los monjes de las gompas vecinas se reúnen para orar.

En tu descanso diario eres invitado a una boda. Por lo que el día lo acabas inmerso en un frenesí de música tradicional y bajo las atenciones de toda la gente que te rodea, que comparte sus atenciones entre los novios y ese extranjero tan peculiar que visita su pueblo.

Perlé por el mundo. Etapa 266.

Prosigues tu discurrir hasta que alcanzas la pequeña aldea de Mulbek. En este lugar se encuentra la famosa estatua de Chamba, una enorme figura esculpida tallada en la pared rocosa en el lado derecho de la carretera. Representa a un Buda parado. Los últimos estudios lo datan en el siglo octavo.

Llegado a este punto abandonas la cultura budista, para entrar en la Cachemira musulmana donde los chiitas controlan la vida social y política del lugar.

Perlé por el mundo. Etapa 267.

Prosigues tu aventura llegando a un lugar emblemático: Kargil. En el audio que me envías compartimos ese “momentazo” donde escuchamos el canto del imán del lugar llamando a la oración a la población musulmana.

En este enclave sucedió la denominada Guerra de Kargil que fue un conflicto armado entre India y Pakistán que acaeció entre mayo y julio de 1999. La causa de la guerra fue la infiltración de soldados pakistaníes y militantes de Cachemira en el lado indio de la Línea de Control, que sirve de frontera de facto entre las dos naciones. Pakistán culpó enteramente de la guerra a los intentos independentistas de Cachemira; sin embargo, documentos y declaraciones del primer ministro pakistaní y del jefe del ejército demuestran la intervención de fuerzas paramilitares pakistaníes. El ejército indio, apoyado por la fuerza aérea, atacó las posiciones enemigas, y con el apoyo de la diplomacia internacional, finalmente, forzó su retirada.

En tu llegada en Kargil has coincidido con la caravana de un Rally importantísimo en el país indio con participación de gran cantidad de aficionados del mundo del motor.

Es curioso lo que te ha acontecido hoy. Estando en Kargil conoces a un personaje que te habla alabanzas de su pueblecito, cercano de donde os halláis, y que te anima a visitarlo. Lo curioso es que cuando le comentas de tus deseos de conocer tan paradisiaco enclave, aunque sea desviándote de tu ruta programada, tu interlocutor accede a llevarte al mismo a cambio de una contraprestación económica. ¡¡Increíble!! ¡Qué lejos queda la hospitalidad musulmana de otros lugares que has conocido! Viendo el panorama, renuncias a conocer la localidad de esta persona y decides acampar a unos kilómetros de donde te encuentras.

Por suerte la mala impresión tenida en estos primeros contactos con la cultura musulmana del lugar, darán paso a una hospitalidad de corazón que afianzará tu pensar positivo de que buena gente hay en todos los sitios de nuestro mundo.

Perlé por el mundo. Etapa 268.

En tu recorrido de hoy, ya casi anochecido un coche se detiene para saber de tu aventura, pero al mismo tiempo avisarte del peligro que corres viajando por esos lares fronterizos que todavía son peligrosos. Tras una breve conversación el joven del coche te invita a pasar la noche en su casa. Invitación aceptada y descanso inesperado bajo techo. Esa hospitalidad que echabas de menos se abre de par en par ante ti. Eso sí, estás en territorio musulmán por lo que de nuevo vuelves a percatarte del triste papel de la mujer, relegada a un segundo plano casi invisible.

Te invitan a cenar pero tu apetito es escaso, así que le solicitas guardar la cena para llevártela al día siguiente. Cuando te levantas tienes un paquete hecho con unas viandas para el camino: unos huevos cocidos, arroz, un poco de pan y unos albaricoques secos. Sin duda, un momento bonito.

En tu pedaleo llegas al pueblo olvidado de Hundarman, que se encuentra en el espacio fronterizo entre India y Pakistán cerca de la Línea de Control. Los residentes de este pueblo huyeron a Pakistán durante la guerra Indo-Pakistaní de 1971. Toda esta zona fue importante durante el comercio de Ruta de la Seda, conectando China con Asia Central. Hoy hacia Hundarman suben los jeeps desde Kargil, lejos del río Suru, y contemplando el horizonte se ven señales que advierten que el “enemigo” está mirando.

Algo más de 45 años después de que Hundarman se convirtiera en un pueblo fantasma, la O.N.G. Roots Collective están buscando la manera de recuperar el lugar dando vida a las casas que tras la huida de su gente dejaron bordados, libros, medicinas, cubiertos e incluso café francés sin terminar.

Hace dos años, casi cuatro décadas después de que 25 familias dejaran Hundarman, finalmente se abrieron un par de casas.

La misión de sacar esta zona de las sombras de la guerra y como destino turístico promete no solo una ocupación para los jóvenes, sino que también le dará al mundo la oportunidad de revivir el camino que une a personas de todas las direcciones.

Como dicen desde la ONG Roots Collectiva, “…es un viaje largo. Cuando los lugareños nos ven documentando las estructuras de barro y el paisaje, se preguntan por qué queremos preservarlo. Nuestra idea es devolver un legado perdido a la comunidad”.

Las precauciones han de ser máximas, pues todavía quedan zonas totalmente minadas.

Perlé por el mundo. Etapa 269.

Hoy te diriges hacia la pequeña aldea de Dras. Hasta hace unas décadas los carteles informativos de estos lugares estaban en inglés (no hay que olvidar que la India fue colonia inglesa hasta 1948) y en hindú; ahora el inglés se mantiene pero el idioma indio ha dejado su lugar al alfabeto árabe.

Como fondo de tu audio la llamada del imán a la oración. Estas etapas parecen un retroceso en tu caminar cuando estabas en el Oriente Próximo (Turquia, Irán…). Pero son los avatares de la historia. En la Cachemira india, el islam aparece como una excepción en el conjunto de la cultura hindí.

Perlé por el mundo. Etapas 270 y 271.

Nueva etapa hasta llegar a Sonmarg que es una estación de montaña. El valle de Sonmarg también conocido como “el prado de oro”. En sus alrededores se encuentran los grandes glaciares del Himalaya del Valle de Cachemira, que son el Glaciar Kolhoi y el Glaciar Machoi con algunos picos de más de 5000 metros.

Sonmarg no tiene un asentamiento permanente y es inaccesible durante el invierno debido a fuertes nevadas y avalanchas.

El paso de Zoji La se encuentra al este de Sonmag y es uno de los pasos más altos para el transporte por carretera, y es estratégicamente importante para el ejército indio que tiene el control de esta parte de Cachemira.

El paso de montaña Zoji La es uno de los más importantes y míticos de la India. Une las ciudades de Srinagar y Leh, antigua capital del histórico reino de los himalayas Ladakh, y actual capital del estado Indio de Jammu y Cachemira. La carretera llega hasta los 3.530 metros sobre el nivel del mar, es una de las más altas del Himalaya.

Este paso tiene su historia, ya en el siglo XIV, el príncipe Rinchen Shah (siglo XIV) de Ladakh utilizó esta vía para llegar a Cachemira, establecerse y convertirse en el primer rey musulmán de la zona.

Pues bien, tu paso por el paso de montaña se convierte en uno de los sucesos más épicos que te han acaecido desde el comienzo de tu aventura.

“Hoy he vivido una de las peores experiencias de mi viaje. Me he levantado y estaba a tiro de piedra del paso de montaña. En principio no era más complicado que los que ya había hecho en mi recorrido hasta Leh. Quizá lo que diferenciaba aquellas cimas de ésta es que el clima en los primeros era más seco. Sin embargo en este paso se me ha empezado a nublar todo y cuando he llegado al check point, donde me tienen que sellar el pasaporte, había ya nieve en los laterales. Sin embargo, como vi que la carretera estaba limpia decidí continuar.

Prosigo hacia el paso de montaña con la idea de que la subida no me daría mucho problema, comparándolo con las alturas himalayas hechas en fechas anteriores. Pues por esto, quizá por no darle la importancia que se esta cima las consecuencias casi son dramáticas. He estado a punto de liarla.

He tenido que ser rescatado por un camión del ejército porque a unos cuantos kilómetros de la cima de la montaña una tormenta de nieve espectacular. SI no hubiese pasado el camión, no sé que hubiera pasado. La cosa es que me han salvado la vida.

Ya subido en el camión la situación se complica. Los mismos que me han salvado la vida me la van a quitar, si no de un infarto por caernos por un terraplén. Era espectacular el descenso del puerto, incluso un camión que venía de frente complicó la bajada. Tuvimos que dar marcha atrás y la carretera ya helada impidiendo la maniobra. Por momentos al filo del desfiladero llegando a sospechar una caída inminente. Por la mente se me pasan todos los recuerdos más recientes”    

Por fin llegado a Sonmarg me mandas el audio cuando todavía te tiembla el alma evocando los momentos pasados. Entre col y col un ajo. Mientras hablas conmigo un señor limpieza el local donde vas a descansar y barre, como antiguamente, con unas escobas primitivas. Aquí no ha llegado el cepillo, barren agachados con la consiguiente lástima para la espalda.

El frío es total.

Perlé por el mundo. Etapa 272.

Sigues tu recorrido hasta Srinagar. Hoy la etapa te lleva hasta la pequeña aldea de Huariganiwan.

Acampada dentro de un restaurante, porque fuera era peligroso pues la tensión india- pakistaní a veces produce malos episodios.

En el interior de tan particular restaurante descubres alguna que otra rata, por lo que, incluso en el interior, montas la tienda; y agradece el par de mantas que te dejan para paliar los rigores del frío. El saco de dormir es poca defensa ante las bajas temperaturas.

Perlé por el mundo. Etapa 273.

Llegas a Srinagar. Está considerada la capital de verano del estado indio de Jammu y Cachemira. La ciudad se encuentra a las dos orillas del río Zanskar, afluente del Indo.

Como tú reflexionas, pasa con estos río igual que con los ríos gallegos del Sil y el MIño. Como dice el dicho, el Sil lleva las aguas y el Miño la fama; pues de la misma manera el Zanskar es muy caudaloso aunque es el Indo el más popular y conocido.

Perlé por el mundo. Etapa 274, 275, 276 y 277.

Y por fin llegas a Jammu.

Curiosa la anécdota de ayer. Tras tomarte un té, un lugareño se acerca a ti y te da la mano. Evidentemente no reniegas el saludo pero te sorprende como esta persona no te suelta la mano. Así que llega un momento que tienes que tirar con todas tus fuerzas para desasirte de él y poder alejarte. Cuando te has dado la vuelta, este personaje te golpea la espalda con una especie de puñetazo. Con gestos le reclamas una explicación y él empieza a soltar un cúmulo de insultos e imprecaciones. Ante el cariz que empezaba a tomar la situación coges a Penélope y te acercas a un puesto policial que había a cincuenta metros de donde sucedía tan paradójica escena.

Cuando hablas con la policía observar que el rol de este cuerpo de seguridad en Cachemira deja mucho que desear. Por lo menos, te enteraste del porqué del enfado del señor. Ha pensado que eras de Israel, por lo que su mentalidad musulmana vertió todo su odio ante ese judío que se atrevía a recorrer su localidad. De nada servían tus explicaciones hablándole de España. Sin duda una muestra más de la tensión social y religiosa que se vive por esos parajes.

Jammu es una ciudad del noroeste de la India, centro administrativo del distrito homónimo, que se convierte en la capital del estado de Jammu y Cachemira durante el invierno. Está localizada sobre el río Tawi, al sur de Srinagar. En una ocasión, fue la capital de los territorios de la dinastía Dogra Rajput, volviéndose parte del dominio de Ranjit Singh en el siglo XIX. Hoy en día, es un centro ferroviario e industrial. Algunos sitios de interés son un fuerte, un palacio de los rajas y la Universidad de Jammu, fundada en 1969.

En este enclave aparcarás la bici para desplazarte hacia el sur hasta   Chennai, donde participarás en unas jornadas educativas en un colegio. Cuando regreses desde Jammu te dirigirás hasta el mítico Nepal donde tendrás un paisano escudero que ya te acompañó en tu recorrido por Albania y Grecia.

Y así terminas tu recorrido por la zona himalaya india y durante diez días, aproximadamente, vas a compartir tu sapiencia con alumnos de un colegio metodista.En una próxima crónica reflejaré tu experiencia docente de nuestro perlé herenciano en la India.

Por supuesto no deja de impresionarme la fotografía tan magnífica donde te veo, amigo y caballero Elías, custodiado por decenas de jóvenes muchachos indios. Sus caras lo dicen todo.

Muchos días sin escribir de ti que espero compensarlo para con tus seguidores, que tanto me reclaman noticias, con una amplia sucesión de fotografía de este mes de octubre que hemos terminado y que ha llevado tu experiencia hasta las más altas cimas del norte de la India.

Galería de imágenes